SOMOS BORU

“Objetos únicos, hechos a mano, con los que convivir y para ser vividos. Eso es Bōru.

La historia de cada Boru empieza en el mismo lugar; en el torno. Cuando el barro llega ahí, empiezan a surgir los diferentes caminos que puede tomar, ¿el final? Bueno, con el barro siempre es impredecible.

El barro marca sus guías, te lleva, te deja solo tomar algunas decisiones, aunque siempre tienes que acabar consensuándolas con él.

LOS OBJETOS

“Cada Bōru es un ejercicio
continuo de prueba y error”

Es difícil explicar por qué cada Bōru es cómo es, aunque siempre tengo el mismo punto de partida: crear objetos que sirvan, que transmitan, que sean bonitos y que puedan usarse para lo que cada uno quiera.

Luego está el proceso, una forma te lleva a otra, un error te inspira un nuevo camino. El objetivo es crear, dejar a un lado el qué o el cómo, pero cuando llegas al final sabes que no podría tener otro, que así es cómo debe de ser.

LA INSPIRACIÓN

“Me inspiran los pequeños detalles, esos que muchas veces pasan desapercibidos, esos que solo con los ojos muy abiertos puedes descubrir.”

No pretendo reinventar el objeto, ¿para qué? Pero eso no significa que lo que sale del torno no sea único, diferente y particular.

Cada Boru es para lo que su dueño quiera. Cuando llegan a su casa están listos para ser usados, disfrutados y compartidos, preparados para empezar a escribir su propia historia, incluso olvidando que empezaron siendo simplemente un poco de barro.

EL PROCESO

“Amasar el barro durante media hora, tornear, secar, retornear y volver a secar. Cocer, enfriar, esmaltar, corregir, volver a cocer, revisar y ya está”.

“Boru nació como una reflexión al futuro laboral, al paso del tiempo, al consumo de las cosas, al cómo compramos”.

Alejandro Martín apostó por profesionalizar su pasión y crear lo que en principio solo era una forma valorar la cerámica con la que convivimos a diario, esa que los humanos usamos desde hace siglos y que con el paso del tiempo ha perdido la importancia y el valor que realmente tiene.
“Hay un tiempo en la vida en el que tienes que parar, replantearte cosas, pensar en lo que está por venir, en lo que estás haciendo hoy y en lo que quieres hacer mañana”. Así es como empezó Boru, ¿mañana? El barro dirá.